▷ ¿Cómo cuidar la piel Sensible?
698
post-template-default,single,single-post,postid-698,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

¿Cómo cuidar la piel sensible?

¿Cómo cuidar la piel sensible?

Tener la piel bien es imprescindible para cualquier persona, no solo por razones estéticas sino también de salud. Sentir picores, tirantez o descamación puede afectar a tu nivel de vida e incluso causarte infecciones. Por eso es tan importante saber cuidar la piel sensible. En este artículo te contaremos todo lo que debes saber sobre el tema.

 

¿Qué es la piel sensible?

 

La piel sensible aparece cuando la barrera natural de la piel se deteriora, así que esta empieza a ser vulnerable, tanto a estímulos externos (frío, alergias, químicos o bacterias). Así, empieza a aparecer irritación, ronchas, dolor o picor, y tanto en el cuero cabelludo, en la cara o en el cuerpo.

De esta forma, la piel se convierte en piel reactiva, porque ante cualquier agresión externa se daña, causando graves molestias a la persona. Por eso es tan importante saber cómo cuidar la piel sensible.

 

Consejos para cuidar la piel sensible

 

No dañes tu piel

Si tu piel ya es sensible, no debes aplicarte más productos que puedan ser agresivos para la piel, como por ejemplo, perfumes, productos de higiene o cosméticos. Siempre que te tengas que poner un producto en la piel, busca que sea específico para pieles sensibles. Además, intenta evitar la exposición a luz solar al máximo (¡usa protector solar!) y los cambios bruscos de temperatura.

Cuida todo tu cuerpo

Es bien sabido que tus hábitos de vida afectan a tu piel. Para tenerla siempre en el mejor estado posible, trata de cuidar tu alimentación, evitar el exceso de azúcar, alcohol, tabaco… El estrés también puede dañar tu piel, así que intenta controlar estos aspectos.

Limpia bien tu rostro

Para que tu piel esté siempre sana, debes tratar de eliminar todas las impurezas y toxinas que hayan podido quedar en ella después de un largo día expuesto a la contaminación y a los factores externos. Lava tu piel con agua abundante y con algún producto extra de limpieza específico para pieles sensibles.

Además, asegúrate de exfoliar tu piel regularmente, para poder eliminar toda la piel muerta y grasa que haya salido durante el día. A ser posible, limpia el rostro un par de veces al día y exfóliate una vez por semana.

Con todo esto deberías notar que tu piel mejora y cada vez, los brotes de piel sensible y reactiva son menos frecuentes. Además, verás que cuando te aparezcan, se curarán antes y te causarán menos problemas. ¡Y no dudes en acudir al dermatólogo si necesitas ayuda!

1 Comentario
  • Osiris
    Publicado a las 16:04h, 15 abril Responder

    Muy buenos consejos. Sufro de piel sensible y constantemente debo cuidarme, en la constancia y rutina está la clave.

Publica tu comentario

Acepto la política de privacidad *

Pin It on Pinterest

WhatsApp chat